CÓMO AYUDAR A L@S NIÑ@S EN SU PROCESO DE INTEGRACIÓN.

Marzo es una época de cambios, debemos acostumbrarnos a nuevos horarios, nuevas actividades, pasamos más tiempo dentro del auto, existe menos tiempo en familia. Para algun@s niñ@s además es un mes de hitos importantes: Están haciendo su período de integración en el jardín, es su primer año de colegio o deben adaptarse a un curso nuevo.  

En estas instancias muchas veces la despedida matutina puede volverse un momento estresante, existen aprensiones y ansiedad por que todo pase rápido, necesitamos ver más disfrute y sonrisas en la cara de l@s niñ@s. Nos gustaría verl@s entrar a su sala content@s y dispuest@s a jugar, pero a veces decir adiós es algo muy difícil de hacer, a pesar de que logren disfrutar de esta nueva experiencia durante el día. 

Les dejo 12 ideas para ayudar a l@s niñ@s en su proceso de integración:  

1.- Preguntar cómo es el proceso de integración en el jardín infantil o colegio escogido: Conocer cuáles son las políticas y si éstas están acordes a tu estilo de crianza. La adaptación debe ser respetando los ritmos de cada niñ@, debe empatizar con las aprensiones de los papás/mamás, debe ser gradual, y debe ser un proceso amoroso. Si es corta en tiempo, si no te dejan entrar a la sala, si te quitan a l@s niñ@s de tus brazos llorando…DENUNCIA. No es un estilo, eso es ir en contra de los derechos de l@s niñ@s y de ustedes como padres/madres. ¡Conozcan con anticipación el nombre de los adultos a cargo, así pueden referirse a ell@s en casa!

2.- Revisen el horario de actividades: Pidan el horario y verifiquen antes de dormir cómo será su jornada al día siguiente. Cuéntenles de qué se trata cada instancia, eso les dará predictibilidad y seguridad a su día.

3.- Establezcan una rutina de “Chao” predecible: Esto permitirá que l@s niñ@s sepan cuando se acerca el momento de la despedida, una pequeña transición l@s ayuda a prepararse para esto. Cada mañana pueden: leer un cuento, jugar un rato con el juguete que trajo desde casa, cantar una canción o armar un puzzle, como lo hace Pascual con @soymontessori : )

4.- Entregar un objeto especial que les recuerde el amor de familia: Pueden llevar en la mochila una foto, algún articulo de papá o mamá como un reloj o una polera. Cuando entré a 1ero básico, mi mamá puso un foto de ella en el forro de la libreta, yo antes de salir la abría, la miraba y después salía feliz a jugar : )

5.- Ayuden a l@s niñ@s a conocer a quién estará a cargo de ell@s: Alienten a que se dirijan a la nueva educadora o profesora “Cata sabe abrir tu botella de agua”, “pídele a Jenny que te ayude a sacar la colación de la mochila”. Cuando l@s niñ@s sienten que respondemos a sus necesidades, sienten que también estaremos ahí cada vez que nos requieran, ¡y empiezan a confiar en nosotras!.

6.- Jueguen: Durante el juego, incorporen al adulto a cargo: “La Nico sabe donde va la pieza de este puzzle”. Integrarse en una dinámica lúdica, niñ@, papá/mamá y profe, es una gran idea para entrar en confianza de manera espontánea, de la mejor forma que l@s niñ@ lo saben hacer, ¡jugando!.

7.- Compartan algunas palabras claves que usen en familia: Referirse a ell@s con un apodo amoroso que usen en casa (gordita, chiquitita o cualquier otro que aluda al aspecto físico no vale, no califica) Pueden ser también palabras claves que pertenezcan al idioma familiar y que puedan usar las profes para indicar algunas necesidades básicas. “¿Tita vamos a hacer ñam ñam?”, “¡Qué rico! Hoy te viene a buscar la Teté”, “Vamos a cambiar el pañal que tiene mucho popin popin”. Esto genera un puente entre casa y jardín, y ayuda a que l@s niñ@s se sientan comprendid@s.

8.- Compartan con las profes los intereses de l@s niñ@s: Cuando se muestren preparado@s para disponerse a jugar y decir adiós, es el momento justo de ofrecer éstas actividades. “Tomás, ¿vamos a buscar los moldes para trabajar con masa?”. Además aporta mucho informar y/o preguntar sobre lo que les gusta o sobre aquello que les asusta o molesta: le dan miedo los globos, no le gusta la música fuerte, le encanta bailar, no le gusta que le hagan cariño en la cabeza, disfruta realizar recortes de revistas, entre otros.

9.- Confeccionar libros en casa: Armen un libro con fotos sobre la vida de l@s niñ@s en el jardín, incluyan cada momento y los traslados desde la casa al jardín. Eso los ayuda a prepararse. También es posible hacer un panel de la jornada (rutina) en la sala y ubicarlo para que quede a libre disposición de l@s niñ@s.

10.- Hablar sobre lo que sentimos: Es normal llorar y extrañar al papá/mamá. También enojarse con ell@s porque se van. Estos sentimientos fuertes son normales en todo ser humano a cualquier edad. No lo tomen personal, y como digo siempre “sacúdanse la culpa”. Por supuesto, y nunca está demás recordar: No hay que avergonzar a l@s niñ@s por sentirse tristes o asustad@s, nadie se siente así a propósito.

11.- Pregunten cómo estuvo su día: Refuercen sus logros y conversen juntos sobre ellos: “Escuché que hoy hiciste una demostración lanzando una pelota”, “Hoy jugaste mucho rato con Santiago en el patio, que entretenido debe haber estado eso”

12.- Tienes que estar justo a tiempo: Durante la integración hay que ser especialmente puntual. Están ansiosos de verl@s y ell@s confían que llegaran justo en el momento que acordaron.

Qué las integraciones sigan fluyendo, que vean a sus hij@s crecer y desenvolverse tan espontáneamente como lo hacen en casa. ¿Están pasando por tiempos de adaptación a jardín o colegio?, ¡Cuéntenme! las leo.

Fer : )

https://www.instagram.com/laamigaeducadora/

DE LOS FEMINISMOS.

El objetivo de @laamigaeducadora es compartir información para hacer de la infancia de l@s niñ@s una sana y feliz, tomar conciencia de lo crucial que es esta edad para la formación del ser humano. La primera infancia es una etapa romántica, tristemente nunca más nos volvemos a sentir de la misma forma, tan auténticos, tan libres. 

Además de información sobre cómo jugar con l@s niñ@s, cómo enfrentar procesos e hitos, y entregar estrategias de manejo para acompañarl@s de la mejor manera posible, al momento de educar me propongo hacer de este mundo uno mejor.

Existe una arista importante dentro de la crianza, de la forma en cómo educamos. Dentro de mi sala, en el jardín dónde alegremente trabajo, y acá en mi espacio virtual, pretendo continuar educando desde el feminismo, bajo la premisa que el respeto, los derechos y deberes son para tod@s. 

Cuando era una niña muy pequeña quería usar los zapatos colegiales de las tortugas ninja, tuve el álbum de los Transformes y un auto fórmula 1 a pedales. Me disfracé de diablo entre puras gitanas y bellas genio, en la adolescencia participé de un concurso como Javiera Carrera porque me parecía injusto que en la historia de Chile se mencionaran pocos personajes femeninos. Profesores y profesoras me pidieron varias veces que fuera más femenina, hasta me dieron un diploma por eso y nunca entendí qué fue lo que hice o dejé de hacer. En la universidad tomé clases de fútbol. Andaba con una polera que decía “mis derechos no se negocian” de una organización que ni idea quiénes eran pero esa frase me voló el cerebro, me sentía en desventaja y me esforzaba por demostrar “nosotras también podemos”, y este verano me subí a un skate y logré desplazarme en él (se lo debía a mi niña Fer de los 8 años) Así fue como de rebote, por mi forma de ser, tuve cabida en valiosos grupos de amigos hombres, los que tengo hasta el día de hoy, y que me enseñaron a verlos tal como son jajaja, sin crear al príncipe azul en mi cabeza porque no existe, así como tampoco existen las princesas. También tuve que sacarme la idea de que los hombres son más entretenidos que las mujeres, ¡claro que a mis ojos eran más entretenidos!, se les permitía hacer muchas cosas más.  

Es el feminismo el que nos entrega herramientas para salir, o no entrar a una relación tóxica, nos enseña a querernos cómo somos, aprendemos que podemos ser lo que queramos ser, a liberarnos de prejuicios. A ser independientes, no solo económicamente, sino en el más amplio sentido de la palabra, a ser compañeras de género, a dejar de competir entre nosotras. NO ESTOY RESUELTA pero lo tengo consciente, y trabajo a diario para ser consecuente ¡pucha que cuesta! Personalmente me pasa con el body shame y todos esos estereotipos que nos tienen estresadas.

Quien diga que el feminismo es lo mismo que el machismo aún no se ha informado, nunca olvidemos la gran diferencia: el machismo mata. 

No es una guerra de sexos. Sí, mujeres y hombres somos diferentes, pero debemos tener acceso a los mismos derechos y oportunidades, y sabemos que, si no luchamos por eso, no nos va a llegar de regalo ni siquiera como indemnización a tantos años de desigualdad. 

Hay que ser crítica, hay que ser cuática, ponerle ojo al micromachismo, hay que dejar chistes, comentarios y formas de relacionarse obsoletas, porque son esas formas las que nos han dañado a TOD@S.

Revisen que patrones aún tienen arraigados y traten de sacudírselos por el futuro sano de sus hijas e hijos. Esta es una nueva manera de entender el mundo, que ha estado siempre ahí pero sólo en la voz de algunas pocas, las más valientes: la que corrió por primera vez una maratón, la que quiso llegar a la Luna, la que fue a votar, la que pisó por primera vez una universidad, y en la voz de la que denuncia el abuso y maltrato que vemos a diario, en todos los escenarios y clases sociales. 

Que seamos much@s, que seamos cada vez más. 

Me parece necesario como educadora ser participe activa, educar para liberar a nuestras niñas del miedo, empoderarlas y darles todas las herramientas y espacios necesarios. Me encantaría que los hombres también se la jugaran por tener acceso a escenarios aún exclusivos para mujeres, de seguro vamos a estar nosotras, las feministas, apoyando, pero esa es su lucha chiquillos, no podemos hacerla toda. 

Quiero que mis niñ@s sean lo que quieran ser, que puedan liberarse de los prejuicios para seguir el camino que decidan tomar. Quiero que mis niñas puedan convertirse en mujeres sin tener una historia sobre abuso que contar. 

El machismo que nos ha legado el patriarcado hace estragos en nuestra sociedad, en cada una de nosotras, en cada uno de nosotros. Hombre y mujer, tú que no crees en la fuerza del feminismo, quiero decirte que esto es para tod@s, también para ti y para tus hij@s, pero inevitablemente será mejor para tus hijas, hemos corrido por la historia mundial del ser humano con desventaja, es momento de ponernos al día. 

Desde hoy mi pulsera morada puesta, puedes contar conmigo. 

Fer : )

Simples consejos, grandes cambios:

1.- Los colores no tienen género.

2.- Los juguetes no tienen género.

3.- Los deportes no tienen género.

4.- Los oficios y carreras no tienen género.

5.- Los estilos musicales no tienen género.

6.- Los sentimientos no tienen género.

7.- Las ciencias no tienen género.

8.- La crianza de los hij@s no tiene género.

9.- Las tareas domésticas no tienen género.

10.- La libertad no tiene género. 

CONSEJOS PARA PREPARAR LA ENTRADA AL JARDÍN/COLEGIO.

https://www.instagram.com/laamigaeducadora/

¡¿Quién empieza el jardín en Marzo?!, ¡Yooooo! Jajaj : )

Vengo a dejarles 12 consejos para que ustedes y l@s niñ@s puedan manejar esta transición repleta de emociones, a veces tan contradictorias unas de otras: “Quiero que sea independiente pero que no crezca tan rápido”, “no quiero que llore ¡pero quiero que me necesite!”, “es lo mejor para él, pero aún no quiero que llegue el primer día”… no es fácil al comienzo pero prometo que pronto verán cómo esta nueva experiencia les dará la posibilidad de verl@s crecer sanos y felices en un contexto fuera de casa, confíen en que el lugar que escogieron para sus hij@s, sabremos conocer, amar y cuidar a sus niñ@s. Además con todo el amor que tienen en casa nada puede ir mal, ¡vamos que se puede!.

1.- Establezcan una rutina de “acostarse temprano”, y “hora de levantarse para ir al jardín”, algunas semanas antes para ir acostumbrándose al nuevo horario. 

2.- Infórmense sobre los procedimientos de muda y para ir a baño del nuevo jardín o colegio, para que revisen la situación con l@s niñ@s en casa y puedan enseñar lo que necesitan, así se aseguran que van estar cómod@s. 

3.- Las profes entramos antes que l@s niñ@s. Es súper buena idea que puedan acercarse antes del 1er día oficial, para: conocernos personalmente, mostrarles la sala y contarles sobre lo emocionante y entretenido que será venir a compartir con nosotr@s. 

4.- Revisen reglamento del establecimiento con anterioridad, eso les entregará más información y dará mayor seguridad sobre el lugar que escogieron.

5.- Escojan una mochila junt@s y escriban su nombre para identificarla. Háganl@s participar de los preparativos.

6.- Cuéntenles historias sobre su primer día o el de herman@s más grandes, compartan sus sentimientos sobre ese día, ¡muéstrenles fotos de aquella época!

7.- Si tu hij@ nunca ha sido atendido por otra persona, empieza a dejarl@ por periodos cortos de tiempo con amig@s o familiares, refuérzale que l@ irás a buscan tan pronto “consigas comprar los remedios en la farmacia” por ejemplo, y dile que estará seguro mientras lo pasa bien jugando en ese lugar. 

8.- Dale una prenda, accesorio o el objeto personal que prefieras, para que sepa que vendrás a buscarl@, “Pepito tu sabes que necesito mi chaleco para abrigarme cuando empiece el frío, cuídamelo por mientras regreso por ti por favor”.

9.- Lean cuentos sobre ir al jardín y decir adiós: “Gato va al jardín de niñ@s”, “Súper Susi en el súper cole”, “Rita comienza el colegio”. En Youtube también pueden encontrar audio cuentos pero que sean sólo para escuchar, ¡no presten su celular para esto! : ) 

¡Acá fomentamos bajar el tiempo de exposición a pantallas!

10.- Que elija un objeto especial de la casa que pueda llevar a su sala, una lonchera, un libro, un peluche. Para los más chiquititos tuto/tete o cualquier objeto de transición es de vital importancia. 

11.- Recuerda que están viviendo un proceso, hay que entregar tiempo para amb@s puedan sentirse cómod@s con esta nueva situación. 

12.- ¡Contengan mucho en casa pasando extra tiempo compartiendo junt@s!

Fer : )

LA RELACIÓN EDUCADORA – APODERAD@ : )

https://www.instagram.com/laamigaeducadora/

Personalmente me gusta mucho recibir a mis niñ@s desde que llegan muy chiquitito@s, acompañarl@s en su primera experiencia de jardín, y en lo posible si la logística familiar lo permite (y si lo he hecho bien jaja) seguir junt@s hasta su último año y despedirl@s para que partan al colegio.Estamos junt@s 3 años, este tiempo hace que el trabajo sea muy significativo e importante para niñ@s, apoderad@s y para mí. 

He tenido lindas y excelentes experiencias, conocemos nuestras fortalezas y debilidades, sabemos que nos destaca de otras salas, tenemos identidad y sentido de pertenencia a través del trabajo en equipo que hacemos por nuestr@s niñ@s. 

Lo primero que te dicen cuando estás en la universidad es: “La familia es la 1era institución educativa de l@s niñ@s”. Sin embargo, sabemos que encontrar la forma y el tiempo no siempre puede ser algo fácil para tod@s. 

Hay actitudes y acciones que papás y mamás pueden adoptar para generar un impacto positivo en la educación de sus hij@s. No necesitamos extra tiempo ni esfuerzos desmedidos para esto, ¡sacúdanse la culpa! : )

Importantes investigaciones afirman que cuando las familias participan y l@s educadores dan espacio y cabida para ellas en las actividades del jardín, los niñ@s obtienen mejores resultados académicos y sociales. Como educadores tenemos que asumir el compromiso de fomentar una asociación de colaboración con papás y mamás a favor del crecimiento y desarrollo de los niñ@s.

Karen y Tom Buchanan, en su investigación sobre el compromiso familiar en entornos de la primera infancia (2014), entregan algunas conclusiones que pueden ser muy útiles para esto: 

  • Ustedes tienen un valioso conocimiento sobre sus hij@s, saben cómo aprenden e interactúan con el mundo. Empodérense con esto y pidan ayuda si consideran que necesitan fortalecer algunos aspectos en casa: “¿Cómo puedo ayudar a Juanita a qué tome mejor el lápiz?”. 
  • Compartan lo que han descubierto, cuéntenos anécdotas de las ocasiones en que l@s niñ@s han aprendido algo nuevo.
  • Ofrezcan ideas que l@s involucren en el aprendizaje de sus hij@s, visitas al jardín a compartir un momento musical o lo que se les ocurra, lo más simple puede llegar a ser algo muy emocionante para ell@s. 
  • Creen un espacio de aprendizaje, l@s niñ@s ya están aprendiendo en casa, entregar un espacio formal en donde puedan realizar algunas actividades o leer cuentos sin distracciones estaría muy bueno. 
  • Muestren interés por saber lo que están aprendiendo: “¿Qué cuento leyeron hoy?”, “¿Qué área escogiste para trabajar?”.
  • La comunicación es muy importante. Algun@s prefieren llamadas telefónicas, notas en la libreta, mails, paneles informativos, boletines mensuales. Cuéntenos sobre la forma que les sea más simple para ustedes de responder. 
  • Infórmenos sobre los cambios y desafíos familiares que puedan estar afectando en las actitudes y comportamientos de sus hij@s en el jardín. 

Cada familia tiene una configuración y antecedentes diferentes. Esa característica que los distingue de otras familias es lo que valoramos de cada una de ellas. 

Nos sentimos honrad@s de ocupar un lugar de adulto importante en la vida de sus hij@s. Queremos facilitar el desarrollo sano y feliz de l@s niñ@s, ayudarl@s a aprender.

¡Los niñ@s ganan tanto cuando se logra formar un “Dream Team”! 

No sé si hay algun@ de mis apoderad@s leyendo por acá, pero sí es así, ¡te mando un abrazo enorme! y agradezco desde lo más profundo que hayas confiado en mí para cuidar a tu hij@. ¡Vayan a verme al jardín! 

Fer : )

¿CÓMO AYUDAR A L@S NIÑ@S QUE HAN EXPERIMENTADO DESASTRES NATURALES?

Vivimos en Chile, nosotr@s sabemos de esto.

La Asociación Nacional de Educación de la Primera infancia de EE.UU, propone 11 ideas para ayudar y trabajar con niñ@s que lamentablemente han tenido que pasar por una situación tan estresante como esta. 

  1. Ofrecer abrazos extra y cercanía. Contención y cuidado. 
  2. Respondan a los niñ@s de manera honesta y de acuerdo a su edad. Expliquen con lenguaje adecuado y en términos que l@s niñ@s entiendan. No entreguen más información de la que les están preguntando, no l@s obliguen a hablar. Probablemente tendrán que repetir las mismas respuestas una y otra vez.
  3. Las maravillosas rutinas. Repasen el día de sus niñ@s: levantarse, ir al jardín, buscar herman@s al colegio, comer, dormir, etc. Una de los grandes beneficios de tener una rutina estable es la seguridad que les brinda a l@s niñ@s.
  4. Recuérdenles que siempre habrá un reencuentro de toda la familia al finalizar el día.
  5. Animen a l@s niñ@s a expresar sus emociones. No existen emociones malas ni buenas, solo son. La expresión plástica, realizar juego de roles, bailar, jugar con arena y agua, puede ayudarl@s a entender sus sentimientos y encontrar una forma de canalizarlos de manera positiva a través del juego. 
  6. Creen instancias en donde l@s niñ@s puedan involucrarse para ayudar a l@s afectad@s, esto les enseña sobre la empatía y solidaridad, además les entrega una sensación de control. Actividades como: colectas, juntar alimentos, llevar ropa a un albergue, entre otras.
  7. Aseguren con firmeza a l@s niñ@s de que estarán segur@s. Cuéntenles todas las estrategias que están llevando a cabo en casa y las que se aplican en el jardín o colegio. Publiquen, revisen y practiquen ensayos de evacuación. 
  8. Ofrezcan actividades alternativas para reducir el estrés, como ejercicios de yoga o respiración, mindfulness. 
  9. Organicen un espacio en dónde l@s niñ@s se puedan aislar si lo necesitan; si se sienten tristes, enojados o están pensativos. Cojines, puff, almohadas, peluches logran transformar cualquier lugar en uno muy acogedor. 
  10. Lean libros sobre desastres, cuentos infantiles.
  11. Conversen sobre las cosas buenas que han sucedido, cómo las personas se han ayudado mutuamente, por ejemplo. 

CRIANZA INTENSIVA Y ACTIVIDADES EXTRAPROGRAMÁTICAS.

Si antes se gastaba más por la educación de l@s hij@s cuando estaban en enseñanza media, ahora este gasto es mayor cuando son menores de 6 años y tienen más de 18.

La llamada crianza intensiva, esa que viene con clases de fútbol, natación, refuerzo académico para adelantar habilidades matemáticas o linguísticas, ballet, taekwondo, guitarra, etc, ha sido el modelo cultural dominante de las últimas décadas.

A la crianza intensiva hay que ponerle ojo. Destinar demasiado tiempo a actividades extraprogramáticas se ve reflejado en el rendimiento escolar y en la capacidad de disfrute, l@s niñ@s se muestran cansad@s para realizar sus tareas y quehaceres de jardín.  Mantienen sus tiempos tan organizados que dejan de lado horas de juego y ocio, oportunidades para aburrirse y desarrollar la creatividad. Tienen menor libertad y la vida más dirigida.

Muchas veces, al tratar de seguir este estilo, padres/madres no tienen certeza si están entregando lo suficiente, hay culpa, se sienten en deuda. Existe temor a que terminen fuera del círculo social y que no tengan amig@s por dejar de asisitir a las mismas actividades que el resto. 

A través de las actividades extraprogramáticas, algun@s tienen la pretención de estimular a sus hij@s para que sean “perfectos” y competentes en todo: tienen que dominar un segundo idioma, mostrar talento artístico y habilidades deportivas. Otras veces impera la motivación del “quiero que seas lo que yo no pude ser”. Y existen otras razones muy difíciles de entender como: “quiero que sea popular” o “no quiero que sea nerd”… sí, eso tristemente pasa. Se deben respetar sus intereses y preferencias, no a todos les gusta el fútbol, y ¡hay niños que son excelentes lectores!. No existe motivo alguno para presionarl@s a que enfrenten desafíos con miedo, y lo más importante, no existen razones para cambiar lo que nuestr@s niñ@s son. 

Debe existir un equilibrio entre sus gustos y que la actividad sea acorde a su edad, que no sea frustrante pero si lo suficientemente desafiante. Mientras sintamos que la pasan bien, notemos como esperan a que llegue el día de la clase, o veamos que se preparan y muestran ansiosos por asistir, participar de clases extraprogramáticas será un aporte a la vida de tu hij@. Intenta que pasarlo bien y divertirse sea la razón principal para buscar  una actividad y verás cuánto aprende y cómo esa clase se volverá significativa para él o ella.  

 Que este año no se convierta en una pérdida de recursos y tiempo, en clases que nadie pidió tener, o en traslados apurados de un lugar a otro.  

Fer : )

Basado en reportaje publicado en el diario “El Mercurio”, el día Lunes recién pasado:  “LA COSTOSA PATERNIDAD DEL SIGLO XXI” Cuerpo Economía y Negocios. http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=535801

COCINAR CON NIÑ@S.


https://www.instagram.com/laamigaeducadora/

Una de las actividades recurrentes de esta época es cocinar junto a l@s niñ@s, muchos de los mejores recuerdos de mi infancia son jugando en la calle y en la cocina, con mi mamá que siempre me permitió ensayar y probar, ayudándome con la frustración cuando la receta resultaba mal o enseñándome trucos para poder salvarla. 

Julia Luckenbill, es una educadora que presenta temas y charlas sobre el desarrollo infantil a papás/mamás, educadores y estudiantes, también es coordinadora de programas para preescolares en california. Acá compartiré algunas de sus estrategias para que cocinar con niñ@s sea una experiencia divertida y activa, una en donde ellos realmente sientan que están participando de esta actividad:  

1.- SEAN SIMPLES: A esta edad no existen pretensiones respecto a las recetas, es suficiente con cortar un plátano y picar o moler una palta madura. Para l@s niñ@s estas acciones pueden ser tan satisfactorias como hacer un postre de varios pasos.

2.- DEJEN QUE L@S NIÑ@S LIDEREN: Que ell@s escojan los ingredientes permite que sientan que tienen el control, de esta manera hay más probabilidades de que se atrevan a probar otras cosas. Pueden escoger las frutas de un Tutti Frutti, por ejemplo. 

3.- EMPIECEN CON COSAS BÁSICAS: Consideren las habilidades que l@s niñ@s tienen de acuerdo a su edad; cortar pedazos de Plasticina o masa, si ya pueden trasvasijar líquidos y sólidos, por ejemplo. Que las recetas que escojan coincidan con su nivel de habilidad. 

4.- CONSTRUIR: Si ya saben cortar con cuchillos sin filo y trasvasijar líquidos, pueden considerar hacer batidos. 

5.- EXPANDIR SUS HABILIDADES A MEDIDA QUE SU DESARROLLO LO PERMITA: Si notas que tu hij@ ya no se resiste a tocar cosas calientes puede, por ejemplo, empezar a colar fideos en una olla durante una preparación. “Tengan en cuenta que cada niño pequeño desarrolla el control de impulsos a diferentes ritmos”comenta Julia. 

6.- SABORES SIMPLES: A much@s no les gustan los sabores combinados, al hacer una pizza deja que espolvoree con una cuchara los ingredientes que va eligiendo. Este proceso es más importante por sobre como queda la pizza en cuanto a balance u orden  ; )

7.- CUANDO SEA POSIBLE, PREPARAR Y PLANIFICAR: Si la receta es compleja como hacer un queque o galletas, dejen todo listo con medidas exactas en recipientes. Esto le dará control a la experiencia y evitará imprevistos. Debido a la edad de l@s niñ@s recuerden que, mientras más pasos tenga la receta, menos concentración mostrarán hacia el final de ella. 

8.- PUEDES APROVECHAR DE FOMENTAR LA ALFABETIZACIÓN: Jueguen a leer recetas y guíalo, pide que intente descifrar, que haga predicciones sobre ellas considerando las imágenes que trae. Motívate a traducir la receta a pictogramas, sustituyendo palabras por diujos o fotografías.

9.- INVÍTALOS A LIMPIAR: Puede lavar la loza haciendo una lavaza en un recipiente, barrer, botar basura o secar derrames con una esponja.

10.- ¡CÓMANSE LOS RESULTADOS Y DISFRUTEN!: Sean modelos de hábitos alimenticios, compartan y aplaudan sus logros : )

  • Tutti Frutti
  • Paletas de helado
  • Palta molida con galletas de agua
  • Plátano con miel de palma
  • Batidos de fruta o milk shake
  • Café helado
  • Pizza