CRIANZA INTENSIVA Y ACTIVIDADES EXTRAPROGRAMÁTICAS.

Si antes se gastaba más por la educación de l@s hij@s cuando estaban en enseñanza media, ahora este gasto es mayor cuando son menores de 6 años y tienen más de 18.

La llamada crianza intensiva, esa que viene con clases de fútbol, natación, refuerzo académico para adelantar habilidades matemáticas o linguísticas, ballet, taekwondo, guitarra, etc, ha sido el modelo cultural dominante de las últimas décadas.

A la crianza intensiva hay que ponerle ojo. Destinar demasiado tiempo a actividades extraprogramáticas se ve reflejado en el rendimiento escolar y en la capacidad de disfrute, l@s niñ@s se muestran cansad@s para realizar sus tareas y quehaceres de jardín.  Mantienen sus tiempos tan organizados que dejan de lado horas de juego y ocio, oportunidades para aburrirse y desarrollar la creatividad. Tienen menor libertad y la vida más dirigida.

Muchas veces, al tratar de seguir este estilo, padres/madres no tienen certeza si están entregando lo suficiente, hay culpa, se sienten en deuda. Existe temor a que terminen fuera del círculo social y que no tengan amig@s por dejar de asisitir a las mismas actividades que el resto. 

A través de las actividades extraprogramáticas, algun@s tienen la pretención de estimular a sus hij@s para que sean “perfectos” y competentes en todo: tienen que dominar un segundo idioma, mostrar talento artístico y habilidades deportivas. Otras veces impera la motivación del “quiero que seas lo que yo no pude ser”. Y existen otras razones muy difíciles de entender como: “quiero que sea popular” o “no quiero que sea nerd”… sí, eso tristemente pasa. Se deben respetar sus intereses y preferencias, no a todos les gusta el fútbol, y ¡hay niños que son excelentes lectores!. No existe motivo alguno para presionarl@s a que enfrenten desafíos con miedo, y lo más importante, no existen razones para cambiar lo que nuestr@s niñ@s son. 

Debe existir un equilibrio entre sus gustos y que la actividad sea acorde a su edad, que no sea frustrante pero si lo suficientemente desafiante. Mientras sintamos que la pasan bien, notemos como esperan a que llegue el día de la clase, o veamos que se preparan y muestran ansiosos por asistir, participar de clases extraprogramáticas será un aporte a la vida de tu hij@. Intenta que pasarlo bien y divertirse sea la razón principal para buscar  una actividad y verás cuánto aprende y cómo esa clase se volverá significativa para él o ella.  

 Que este año no se convierta en una pérdida de recursos y tiempo, en clases que nadie pidió tener, o en traslados apurados de un lugar a otro.  

Fer : )

Basado en reportaje publicado en el diario “El Mercurio”, el día Lunes recién pasado:  “LA COSTOSA PATERNIDAD DEL SIGLO XXI” Cuerpo Economía y Negocios. http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=535801

Publicado por

laamigaeducadora

Educadora de Párvulos - Alumni PUC - Sub Directora Jardín Infantil - Yo Elegí Educar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.