EDUCACIÓN INICIAL EN TIEMPOS DE COVID.

Los profesionales del ámbito infantil siempre hemos dado prioridad al aprendizaje socio emocional, y ahora en tiempos de Covid esto pareciera ser más relevante que ningún otro contenido que tuviéramos planificado para esta época.

Citando a @evodevo0101, necesitamos mucho más aprendizaje socio emocional y menos educación formal. El estado actual de los niños, físico y emocional, no está para preocupaciones sobre contenidos o evaluaciones, porque simplemente no estamos en condiciones habituales, estamos sobreviviendo a una pandemia mundial. 

Algunos lectores estarán pensando preocupados: “¿Qué van a aprender los niños si no hay educación formal?”, y acá les traigo muy buenas noticias: ¡Los niños aprenden dentro de su familia! Ustedes siempre han sido los principales educadores de sus hijos, y hoy con el contexto encierro, tienen mayor presencia de sus cuidadores, tienen la opción de acompañarse mucho más que antes. Es por esto que educadorxs, terapeutas, piscologxs, y todos quienes ayudamos a formar y promover el desarrollo sano de un niño, tenemos que aportar con conocimientos y ayudar a los adultos hoy más que nunca a ser papás/mamás.

Una de las premisas de la educación infantil, es que ningún aprendizaje significativo puede ocurrir sin una relación significativa, es aquí entonces donde papás y mamás tienen una importante ventaja al momento de educar: los niños siempre quieren estar con ustedes, ¡aprovéchense de eso! esto no quiere decir que tienen que hacer nuestro trabajo, los niños van a aprender de todo lo que les ofrezcan. Confíen en sus instintos, papás y mamás son educadores por excelencia y tienen un valioso conocimiento sobre sus hijos, saben como aprenden e interactúan con el mundo. 

Si vamos a entregar más aprendizaje socio emocional y vamos a dejar congelada la educación formal, ¿cómo hacemos esto?:

  1. Recomiendo ponernos en modo ahorro de energía. Consumo mínimo de nuestra paciencia y tolerancia. 
  2. Que las actividades que nos llegan y ofrecen de jardines y colegios, sean para quitar el estrés. Hagan lo que a sus niñxs más le gusta. 
  3. Hay que proteger vínculo papá/mamá e hijx. Si no hace la tarea ahora, lo hará mañana o pasado. Quizás esta semana no es su momento. Sin presiones.
  4. La idea de que todos deben saber ciertas cosas al mismo tiempo y a una edad concreta, no es verdad. La infancia no es una carrera, por eso protegemos tanto el ritmo de cada niño. Hay que sacudirse las comparaciones y la competitividad. El que aprende a caminar a los 11 meses no camina mejor que el que aprendió al 1.6 meses. 
  5. Muchos aprendizajes se dan en el cotidiano, dentro de un contexto familiar: Si contamos hasta 10 las cucharadas de harina cuando cocinamos un queque, estamos trabajando la cuantificación de elementos. Los niños aprenden pelando una mandarina, sacándole la miga al pan, emparejando calcetines, separando la ropa por color antes de lavarla… el aprendizaje informal tiene que ser natural. Introducirloen la vida normal, jugar con él.
  6. Vamos a dar más tiempo al juego. ¡Más buenas noticias! Por fin los niños tienen las horas de juego que necesitaban al tener la vida menos dirigida. Además de reducir el estrés, jugar y aprender van de la mano.Ambas son actividades que están unidas, aunque sea desde la experiencia más espontánea, el aprendizaje siempre será una consecuencia del juego.
  7. Hagan una selección. La mayoría podría deshacerse del 50% de los juguetes, pero algunos son importantes: juguetes como los Lego y los de construir, los creativos como los materiales artísticos de todo tipo, los instrumentos musicales, pinta caritas, disfraces y accesorios.
  8. Todos los días lean. Dato Rossa para los fanáticos de lo cognitivo: El factor que más influye y es predictivo de buen rendimiento académico es la lectura. 
  9. El niño es nuestro guía, los adultos mediadores y hacemos andamiaje entre lo que los niños saben y lo que deben aprender. Al medio estamos los adultos: Observa lo que necesita. Si vez que repite una y otra vez un juego, ofrece cosas para ampliar su repertorio y extender el aprendizaje: Si lo ves rodar, pues que ruede de todas las formas posibles: Sobre el suelo, en la cama, sobre cojines blandos/duros, grandes/chicos, sobre el pasto. Lo que me pide, es lo que observo que hace, y ahí encuentro lo que necesita para extender su aprendizaje.
  10. Los niños ya están aprendiendo en casa, creen un espacio en donde puedan realizar algunas actividades sin distracciones.
  11. Sin expectativas, todos nos equivocamos en el camino, y probablemente lo vamos a seguir haciendo. Nadie te está evaluando, tú tampoco lo hagas contigo.

¿Si no tenemos educación formal, cómo nos vamos a nivelar?

Desde el Ministerio de educación se elaboró una Priorización Curricular.

Para enfrentar y minimizar las consecuencias adversas de la interrupción de clases presenciales, los objetivos priorizados para cada tramo Sala Cuna, Nivel Medio y Nivel Transición, han sido seleccionados en función de habilidades, conocimientos y actitudes que permiten garantizar la adquisición de aprendizajes integrales, que faciliten los procesos de adaptación e interacción en contextos emocionalmente complejos, tanto para niños como adultos. Especial relevancia adquieren las actitudes que contribuyan al bienestar de toda la comunidad y a fortalecer conductas sociales que permitan trabajar en pro de un ciudadano responsable, con conciencia social que empatice y colabore con otros.

La priorización curricular tendrá una duración de dos años con flexibilidad (2020 y 2021) un período de tiempo amplio destinado al logro de cada objetivo de aprendizaje y que permitirá un avance gradual hacia el currículum vigente.

Vamos a insitir con esto, dejemos Hardvard para más adelante…. 

Fer : )

Fuente: mineduc.cl

 Foto: by Tatiana Syrikova from Pexels

#educacioninicial #chile #covid #educadorasdeparvulos #educacionemocional #niñosyniñas 

DÍA 34: TODO EN CRISIS MENOS LA CRIANZA.

Precisamente el día que nos enteramos de que no volvíamos pronto al jardín, llegó a mí una incertidumbre de esas que dan miedo, ¿cómo enfrentamos un virus tan grande y del que tenemos tan poca información?. Ocurrió todo tan rápido, desde ese Viernes 13 de Marzo nos vimos envueltos en una situación casi cinematográfica, en donde nadie tenía idea sobre qué hacer y tampoco sabíamos qué iba a pasar. El Covid-19 o Coronavirus, provocó una crisis mundial y la sensación es compartida: todos estamos improvisando al respecto.  

Nace el virus, el mundo se encierra y se detiene de una manera tan brusca que cambia nuestra forma de entenderlo: sin contacto con personas, sin aviones volando, con fronteras cerradas, presidentes enfermos, y hasta pumas deambulando en plena ciudad. A veces siento el encierro como si nos hubieran mandado castigados: ustedes seres humanos y su famosa tecnología que les encanta tanto, ¡guárdense juntos!… ¿y qué pasa?, pasa que somos seres sociales, necesitamos del contacto primitivo y hasta los más solitarios hoy en el día 34 de cuarentena, extrañan el abrazo, la risa de cerca, hacer un brindis y bailar con amigos. 

Estamos en una experiencia forzada, nunca en la historia reciente los niños han tenido la oportunidad de tener por tanto tiempo a su papá y/o mamá en casa. Esto ha provocado el despertar de algunas familias, así como “Chile despertó”, en algunas casas están despertando y viendo una oportunidad para aprender a conectar mejor. Nos encontramos frente a lo impredecible, estamos en estado de crisis, sin embargo, la crianza no.

Si vamos a estar todos juntos, necesitamos relacionarnos de mejor manera con los niños, porque la única certeza que tenemos hoy es la familia y nuestros vínculos, aquellos con los que probablemente te juntas online para saber sobre ellos, compartir y mantenerte un poco más cerca.  En tiempos de crisis hay que estar en el “aquí y ahora”, para esto es fundamental estar conectados con nosotros mismos y abrir esa puerta que muchas veces dejamos para el final: el autocuidado, ya que de esta manera podremos hacer conexión real con los niños. Encontrando rutinas, tiempos de ocio, conversando con amigos, familia y personas que hacen bien. 

La preocupación son los niños y no lo académico. Que las actividades que nos llegan y ofrecen de jardines y colegios, sean para quitar el estrés y no para dar mayor carga a la familia. No miren feo las tareas por prejuicio, tomen lo que consideren necesario, lo que les ayude, lo que vean les motiva a sus hijos. Las actividades académicas, por ejemplo, pueden ser el agente necesario que entregue la rutina y predictibilidad que tus niños necesitan, o puede que no. Depende de cada realidad familiar. Tengo niños que esperan con ansias nuestra junta diaria online y otras familias amorosas, me avisan que no entrarán porque gozan de espacio y buen clima como para seguir el juego en casa y entre hermanos, ¡eso también está buenísimo! Como los principales cuidadores, papá y/o mamá tienen que usar la balanza y dar prioridad al bienestar familiar. 

Permitamos que esta cuarentena nos sorprenda, al estar los niños menos exigidos y con más espacio para el ocio y aburrimiento, van a ir floreciendo algunos talentos, porque hay más tiempo para otras cosas. Pero para dejarnos sorprender, tenemos que ver a nuestros niños y darnos cuenta: observarlos, conocerlos, y otra vez ésta palabra: Conectar. Validarlos, responderles, extender sus inquietudes, desarrollar habilidades de exploración e indagación, nutrirlos dependiendo del hambre que nos muestren: compra en la salida al supermercado el ingrediente que les falta para hacer su receta, enséñale una aplicación que lo ayude a afinar su guitarra o invítalo a ser parte activa de la construcción de ese mueble.

Nadie te está evaluando, tú tampoco lo hagas contigo. Veo en redes sociales historias con recetas, rutinas deportivas, manualidades, arreglos del hogar, lives, cortes de pelo…esto puede ser abrumador si lo tomas desde la perspectiva: “yo no he sido productivo”. No te sientas mal, ni culpable. Estamos en crisis, en “modo ahorro de energía”, hagamos consumo mínimo de nuestra paciencia y tolerancia, estamos sobreviviendo a una pandemia mundial. Nadie espera de ti una Martha Stewart o una María Montessori, porque sencillamente no se puede. Yo, como tu amiga educadora, te pido que concentres la energía en la familia, y si, por ejemplo, cocinar te anima, te libera de todo esto y baja la ansiedad, dale, hazlo y disfruta mucho el momento. 

Recomiendo:

  1. El contacto físico es un potente regulador afectivo. Elijan actividades más primitivas, de contención, afecto y cariño. 
  2. Crear espacios de encuentro, regaloneo, juego y excitabilidad. 
  3. Todos los niños (y también adultos) necesitan encontrar maneras de liberar energía. Hay que contar con estos momentos durante el día para bailar locamente, por ejemplo. Quieras o no, esta energía se liberará o escapará: puede ser en forma de juego y alegría, o será en forma de pataleta. 
  4. Sí, a veces necesitamos ofrecer la tele a los niños para poder cumplir. Yo estoy a favor, sobre todo si eso después significará tener sobredosis de papá y/o mamá. Acá es importante tomar en cuenta la realidad de cada niño, usa tu balanza de bienestar familiar para decidir. 
  5. Integrar a los niños a las labores de la casa. Tengo un post muy bueno para esto, pídanmelo si no lo encuentran en la cuenta.
  6. Buscar energías positivas en medio de la pandemia.
  7. Hagan redes y pidan ayuda. 
  8. Tener rutinas flexibles y espacios para el goce. 

Hace mucho tiempo que los profesionales del área infantil venimos promoviendo conexiones y vínculo de calidad con nuestros niños, y siempre es algo complicado con las enormes exigencias y el sistema de vida que llevamos los adultos. Buscamos visibilizar el amor y las relaciones humanas como la estrategia fundamental para enfrentar cualquier dificultad, incluso una pandemia. El amor y el desarrollo socio emocional se trata de hormonas, de procesos, de cerebro, es ciencia…la ciencia fundamental y más seria. 

Veamos la cuarentena como una oportunidad, aunque sea difícil. Papás, mamás se han empoderado y hoy comprenden la importancia de la participación y corresponsabilidad. Educadores del mundo y todos los colegas que nos siguen y seguimos, ahora es cuando tenemos que ser generosos, aportar con los conocimientos y ayudar más que nunca a los papás/mamás a ser papás/mamás. 

Queridísimos lectores y lectoras: Bajen las expectativas, acuérdense que todos nos equivocamos en el camino y probablemente lo vamos a seguir haciendo : ) 

Lo importante es recordar que nuestros niños esperan de sus adultos más significativos la seguridad que necesitan, y que debemos estar a la altura de nuestro rol de padres/madres y educadores. 

Dejemos Hardvard para más adelante. 

Fer : )

TELETRABAJO – ESTAMOS JUNTOS.

De Lunes a Viernes, con mi curso estamos todos los días un momento juntos.

Hace algunas semanas estoy con teletrabajo, ha sido toda una experiencia de tiempo y organización, de reinventarse e ir día a día encontrando y descubriendo nuevas formas de acercarse a los niños del Jardín. Porque no, no basta solo con un manual de actividades.

Es un desafío mantenerlos atentos, que otros adultos te vean en cosas que solo haces dentro de las 4 paredes de tu sala, llegar con actividades que los motiven a todos y traspasar la pantalla para contenerlos y darles un rato lindo durante el día, ¡pero se puede! y se siente tan tan bien : )

❤️ Niños y niñas necesitan saber que sus adultos importantes están con ellos, y que los están protegiendo. Necesitamos fortalecer nuestro vínculo educadora/niño, ellos también nos extrañan y quieren vernos.

Con mi Purple Classroom llevamos 3 años juntos, mis niños tienen entre 3.2 – 3.10 y hoy estar con ellos es uno de los momentos más bakanes del día. De esos que incluso reparan tu mañana ☀️

📹 Gracias a mi cuarenteno marido por el acierto fílmico y fotográfico, y por ceder espacio. Termina haciendo sus reuniones de trabajo dentro del closet por el ruido de la fiesta de zombies o por el guitarreo constante. – No me reten por los zombies, son juegos de Halloween y son las atribuciones que nos ganamos por ser los más grandes del jardín –

….Volveremos a jugar juntos y en nuestra salita. Nos reencontraremos en ese ‘abrazo familiar’ donde nos apachurramos todos, en 19 abrazos al mismo tiempo.

¡Los quiero mucho!

(Dedicado con amor a mis compañeras y amigas @jennyfermora y @catacastrofuster con quienes comparto todos los días, el lindo sentimiento de educar con alegría y cariño)

Fer : ) 


#laeducacionnosetransa #cuarentena #educacioninfantil #HappyDay

#Purple #educadora #jugaryaprender #jugaresunderecho

ACERCA DE LA SOLIDARIDAD

Resultado de imagen de fundacion educacional amanda cespedes

Sin comentarios

Dra. Amanda Céspedes

Uno de los conceptos más presentes en la discusión pública en relación a los niveles de violencia social alcanzados en los últimos meses ha sido el de solidaridad. Ser solidarios con quienes habitan en las zonas cero y que no pueden huir fácilmente de la toxicidad de las bombas lacrimógenas, de los ataques con piedras, del confinamiento a que les condena la violencia desatada. Y precisamente frente a la violencia social muchos comenzaron a preguntarse ¿cómo se detiene esto? La historia ha mostrado que una solución inesperada es la aparición de un enemigo externo y poderoso que obliga a reorganizarse y a unirse, dejando de lado diferencias que parecían irreconciliables. Y he aquí que ese enemigo ha llegado, en forma de un microorganismo patógeno altamente contagioso, que no respeta clases sociales, género ni ideología, pero sí tiene preferencias muy claras: ataca con especial virulencia a los ancianos y a los portadores de enfermedades crónicas. En pocas semanas, ha resurgido la necesidad de ser solidarios, muy especialmente quienes son niños y jóvenes.

La solidaridad es un concepto humanista íntimamente ligado a la compasión, entendida esta como la sensibilidad frente a la fragilidad y/o sufrimiento ajeno y la consideración irrestricta por la dignidad de ese otro. Hay grados de solidaridad, desde la simple simpatía hasta la entrega al otro con olvido del sí mismo. Hoy día, es decir, en tiempos difíciles, la solidaridad debe ser el sustrato de la construcción y puesta en práctica de las políticas públicas y de las acciones sociales. La solidaridad es hermandad y es ayuda recíproca; es la antítesis del individualismo egoísta. Nos permite ser sujetos activos en vez de objetos pasivos a merced de los vaivenes sociales y nos refuerza la identidad personal y social. Más allá del altruismo, la solidaridad aparece como un conjunto de acciones de cooperación intencionada. Entendida así la solidaridad, es responsabilidad de los adultos inculcar en los niños y jóvenes este sentido de hermandad con otros; como en toda praxis educativa, ello se logra cuando el adulto actúa por modelo y por modelamiento. Si somos sensibles a la fragilidad de algunos frente a este enemigo llamado coronavirus, los niños lo serán también. Y con los más grandes, los adolescentes, a quienes se les ha asegurado que el virus solo les provocará un ligero resfrío, será preciso modelar la solidaridad, solicitándoles acciones concretas y recordándoles que ellos hace pocos meses marchaban llamando a respetar los derechos fundamentales (pensiones dignas, trabajo, salud) y que ha llegado el momento de ser sujetos activos en las acciones de respeto al derecho fundamental a la salud, a través de la protección a los más vulnerables frente a la pandemia.

@fundacion_educacional_amanda

PROTECCIÓN DE LA INFANCIA

Niñas y niños del SENAME viven una realidad muy parecida a la cárcel de adultos: Jerarquías internas, drogadicción, abuso y maltrato, prostitución, e incluso muertes y desapariciones. A este tipo de atrocidades se encuentran expuestos los niñxs institucionalizados, de esto se nutre su desarrollo cognitivo, social y emocional. 

Como país, aún no somos capaces de tener los estándares básicos que postula la ratificación de la Convención de los Derechos del Niñx (1991). Llevamos 30 años de discurso político y lamentablemente el escenario solo empeora. 

Hemos invisibilizado a los más pobres de Chile, tienen entre 0 a 3 años y ninguno de ellos sale en la tele, ni en las redes sociales, no están en nuestro entorno inmediato y probablemente en el lejano tampoco. No los vemos, no existen ni para empresas ni para gobiernos. 

Al sistema económico blindado por nuestra actual constitución, tampoco parece importarle algo más que la productividad, lo que vemos reflejado en el gasto público que se destina a estos temas. Tenemos que terminar con la visión económica de la sociedad y dejar de delegar el cuidado de los más vulnerables a personas de buen corazón y gran voluntad. Para esto es fundamental hacer política y que se logren cambios sustanciales al respecto. 

Chile debe entender que los niñxs no se encuentran en la posición de poder, para defender por sí solos sus derechos fundamentales. Es por esto que deben estar presentes como merecen dentro de nuestra constitución, velar porque estén amparados desde el nivel máximo normativo, y de esta manera lograr proteger la infancia y empezar a ambicionar con una mejor sociedad. 

Necesitamos que la protección de la infancia sea un deber constitucional, asumir los compromisos adquiridos en 1991 y dejar expresamente claro, que Chile reconoce y garantiza los derechos de niños, niñas y adolescentes.

Una de las cosas más serias que me ha regalado mi carrera, es conocer la importancia del amor para sentirse protegido. Lo necesitamos como forma primitiva de supervivencia y es combustible vital para formar nuestro cerebro. “Amar y sentirse amado”, es el principio ético, que como educadora, me tiene tratando de cambiar el mundo. Chile ama a tus niños y dales el calor de ese abrazo que se merecen.

Fer : ( 

Instagram: @laamigaeducadora

Fuentes:

MOTRICIDAD FINA EN VERANO.

@laamigaeducadora

Muchas de las actividades como: vestirse, bañarse, comer, dibujar, requieren el control de los músculos pequeños de las manos, a eso le llamamos: habilidades motoras finas.

Mientras más práctica, mayores son las posibilidades de que lxs niñxs puedan realizar este tipo de trabajos por sí mismos, prescindiendo de nuestra ayuda. Por lo general, interrumpimos más que alentamos. Les hacemos todo por apuretes 😅

Hay muchas actividades cotidianas que pueden aumentar la fuerza muscular, coordinación, y precisión de las manos, aspectos que más adelante serán necesarios para realizar cosas cada vez más avanzadas como: escribir, usar un mouse o tocar un instrumento musical.

Entregando espacio y tiempo, sin querer queriendo, trabajamos la motricidad fina, al:

• Poner la mesa

• Usar tenedor, cuchara y cuchillo para comer (hay unos especiales para niños)

• Servir jugo

• Limpiar la mesa

• Cocinar: Agitar, revolver, picar, cortar, desmenuzar

• Vestirse: Abrochar, desabotonar. Usar cierres, velcrot

• Abrir y cerrar recipientes con tapas

• Cortar con tijeras para niñxs

• Usar Pincel y pintura de dedos

• Jugar con plasticina (¡revisar post antiguo para más ideas con masa o Plasticina!)

• Dibujar y hacer garabatos con diferentes tipos de lápices (el trazo con marcadores necesita menos fuerza que los lápices de palo, por ejemplo)

• Armar rompecabezas

• Usar perros de ropa para colgarla

• Construir con bloques pequeños (sin imán)

• Juegos de mesa

• Manipular títeres de dedos y mano

¿Eres hábil con tu motricidad fina? Yo no, es un mito urbano eso de las educadoras secas para las tijeras jajaja.

Si tienen ideas, déjenlas en los comentarios para que nos copiemos entre todxs.

Fer : )

LAS ÁREAS A LA CASA.

Soy de la vieja escuela, me gusta haber tenido tiempo para aburrirme cuando chica, porque desde ahí llegaron mis ideas más elaboradas para encontrar “algo que hacer” y poder pasarlo bien en los días de verano.

Papás y mamás buscan y buscan formas de entretener a los niñxs en vacaciones, y si bien los panoramas son divertidos, tampoco necesitan gran inversión monetaria, traslados o tanta organización para lograrlo.

En el jardín, una de las instancias más importantes durante la jornada son las áreas, porque estas aseguran un valioso momento para los niñxs. Ellos eligen qué hacer, cómo y con quién. Es decir, es una experiencia reinada por la motivación intrínseca, que ubica al niñx como gestor y protagonista de su aprendizaje, esto hace que todo lo que ocurra ahí, se convierta en una experiencia alta en significado.

Este verano les propongo ¡llevar el espíritu de las áreas del jardín a la casa! 

Yo les cuento como:

Vamos a armar 10 cajas 

(pueden ser cajas de zapatos, de cartón o contenedores plásticos que ya tengan en casa)

1.- Bloques: de madera, de plástico y colores. Incluir tijeras y lápices, para poder hacer caminos, letreros, señaléticas y carteles de edificios. 

2.- Juegos de simulación: Ropa (vestidos, camisas, chaquetas) y accesorios (sombreros, bufandas, joyas, corbatas, bolsos, pañuelos). Que los intereses y la imaginación de los niños guíen su selección de ropa y accesorios.

3.- Arte: Diferentes tipos de papel, materiales para dibujar y pintar. Elementos para hacer hoyitos, como punzones o palitos de brochetas. Tijeras, masa. Materiales con el que puedan experimentar texturas y técnicas plásticas. 

4.- Matemáticas: Juegos de mesa y rompecabezas. Cartones de huevos vacíos, cubetas de hielo, materiales para clasificar (botones, tapas de compota, tapas de botella, cuentas, figuras). Dados, regla y huincha para medir. Incluye hojas y lápices en caso de necesitar hacer registros gráficos como dibujos o anotar medidas de tamaño y distancia. 

5.- Lectura: Cuentos, libros, revistas diferentes temáticas, diarios, recetas médicas, libros de cocina, catálogos. 

6.- Escritura: Papel, marcadores, diferentes tipos de lápices, libretas, cuadernos, hojas blancas y de colores, sobres, regla, scotch, timbres, stickers.

7.- Juegos de agua: Puede ser lavadero o tina, o un recipiente grande con agua (poner alfombra, frazada o toalla para contener derrames) con esponjas, coladores, recipientes y tazas, regadores, gotarios, jarras, pinzas, elementos que flotan y se hunden. Burbujas. 

8.- Cocinar: Delantal de cocina, recetario, pocillos y utensilios de cocina (cucharas, medidores, cubiertos, mezclador), moldes de galletas, corta pasta, uslero, mortero.  

9.- Música: Envases de yogurt, cucharas de palo y metal. Vasos plásticos, tarros de metal.  A los niñxs les encanta crear música mientras cantan con miembros de la familia o inventan canciones juntos.

10.- Ciencia: Lupas, imanes, primas, binoculares, pinzas. Hojas y lápices para tomar registros. Recolecten objetos naturales e investíguenlos usando las herramientas. Invítenlos a observar y a hacer predicciones. 

  • Que los intereses e imaginación de los niñxs, los guíen en la selección o renovación de materiales. 
  • Rotular cajas con palabras y foto para que los niños sepan a cuál acudir según su interés. 
  • Presenta la actividad por primera vez y modela su uso jugando un rato. No seas tú el protagonista.
  • Permite explorar y hacer descubrimientos. 
  • Observa a tu hijo mientras juega, pone atención a los diálogos, interviene sólo cuando sea necesario. Te sorprenderás de todo lo que asoman las áreas respecto al mundo interior de tu hijo.
  • ¡¡Y chao pantallas!! 

Fer : )