MOTRICIDAD FINA EN VERANO.

@laamigaeducadora

Muchas de las actividades como: vestirse, bañarse, comer, dibujar, requieren el control de los músculos pequeños de las manos, a eso le llamamos: habilidades motoras finas.

Mientras más práctica, mayores son las posibilidades de que lxs niñxs puedan realizar este tipo de trabajos por sí mismos, prescindiendo de nuestra ayuda. Por lo general, interrumpimos más que alentamos. Les hacemos todo por apuretes 😅

Hay muchas actividades cotidianas que pueden aumentar la fuerza muscular, coordinación, y precisión de las manos, aspectos que más adelante serán necesarios para realizar cosas cada vez más avanzadas como: escribir, usar un mouse o tocar un instrumento musical.

Entregando espacio y tiempo, sin querer queriendo, trabajamos la motricidad fina, al:

• Poner la mesa

• Usar tenedor, cuchara y cuchillo para comer (hay unos especiales para niños)

• Servir jugo

• Limpiar la mesa

• Cocinar: Agitar, revolver, picar, cortar, desmenuzar

• Vestirse: Abrochar, desabotonar. Usar cierres, velcrot

• Abrir y cerrar recipientes con tapas

• Cortar con tijeras para niñxs

• Usar Pincel y pintura de dedos

• Jugar con plasticina (¡revisar post antiguo para más ideas con masa o Plasticina!)

• Dibujar y hacer garabatos con diferentes tipos de lápices (el trazo con marcadores necesita menos fuerza que los lápices de palo, por ejemplo)

• Armar rompecabezas

• Usar perros de ropa para colgarla

• Construir con bloques pequeños (sin imán)

• Juegos de mesa

• Manipular títeres de dedos y mano

¿Eres hábil con tu motricidad fina? Yo no, es un mito urbano eso de las educadoras secas para las tijeras jajaja.

Si tienen ideas, déjenlas en los comentarios para que nos copiemos entre todxs.

Fer : )

DE LOS FEMINISMOS.

El objetivo de @laamigaeducadora es compartir información para hacer de la infancia de l@s niñ@s una sana y feliz, tomar conciencia de lo crucial que es esta edad para la formación del ser humano. La primera infancia es una etapa romántica, tristemente nunca más nos volvemos a sentir de la misma forma, tan auténticos, tan libres. 

Además de información sobre cómo jugar con l@s niñ@s, cómo enfrentar procesos e hitos, y entregar estrategias de manejo para acompañarl@s de la mejor manera posible, al momento de educar me propongo hacer de este mundo uno mejor.

Existe una arista importante dentro de la crianza, de la forma en cómo educamos. Dentro de mi sala, en el jardín dónde alegremente trabajo, y acá en mi espacio virtual, pretendo continuar educando desde el feminismo, bajo la premisa que el respeto, los derechos y deberes son para tod@s. 

Cuando era una niña muy pequeña quería usar los zapatos colegiales de las tortugas ninja, tuve el álbum de los Transformes y un auto fórmula 1 a pedales. Me disfracé de diablo entre puras gitanas y bellas genio, en la adolescencia participé de un concurso como Javiera Carrera porque me parecía injusto que en la historia de Chile se mencionaran pocos personajes femeninos. Profesores y profesoras me pidieron varias veces que fuera más femenina, hasta me dieron un diploma por eso y nunca entendí qué fue lo que hice o dejé de hacer. En la universidad tomé clases de fútbol. Andaba con una polera que decía “mis derechos no se negocian” de una organización que ni idea quiénes eran pero esa frase me voló el cerebro, me sentía en desventaja y me esforzaba por demostrar “nosotras también podemos”, y este verano me subí a un skate y logré desplazarme en él (se lo debía a mi niña Fer de los 8 años) Así fue como de rebote, por mi forma de ser, tuve cabida en valiosos grupos de amigos hombres, los que tengo hasta el día de hoy, y que me enseñaron a verlos tal como son jajaja, sin crear al príncipe azul en mi cabeza porque no existe, así como tampoco existen las princesas. También tuve que sacarme la idea de que los hombres son más entretenidos que las mujeres, ¡claro que a mis ojos eran más entretenidos!, se les permitía hacer muchas cosas más.  

Es el feminismo el que nos entrega herramientas para salir, o no entrar a una relación tóxica, nos enseña a querernos cómo somos, aprendemos que podemos ser lo que queramos ser, a liberarnos de prejuicios. A ser independientes, no solo económicamente, sino en el más amplio sentido de la palabra, a ser compañeras de género, a dejar de competir entre nosotras. NO ESTOY RESUELTA pero lo tengo consciente, y trabajo a diario para ser consecuente ¡pucha que cuesta! Personalmente me pasa con el body shame y todos esos estereotipos que nos tienen estresadas.

Quien diga que el feminismo es lo mismo que el machismo aún no se ha informado, nunca olvidemos la gran diferencia: el machismo mata. 

No es una guerra de sexos. Sí, mujeres y hombres somos diferentes, pero debemos tener acceso a los mismos derechos y oportunidades, y sabemos que, si no luchamos por eso, no nos va a llegar de regalo ni siquiera como indemnización a tantos años de desigualdad. 

Hay que ser crítica, hay que ser cuática, ponerle ojo al micromachismo, hay que dejar chistes, comentarios y formas de relacionarse obsoletas, porque son esas formas las que nos han dañado a TOD@S.

Revisen que patrones aún tienen arraigados y traten de sacudírselos por el futuro sano de sus hijas e hijos. Esta es una nueva manera de entender el mundo, que ha estado siempre ahí pero sólo en la voz de algunas pocas, las más valientes: la que corrió por primera vez una maratón, la que quiso llegar a la Luna, la que fue a votar, la que pisó por primera vez una universidad, y en la voz de la que denuncia el abuso y maltrato que vemos a diario, en todos los escenarios y clases sociales. 

Que seamos much@s, que seamos cada vez más. 

Me parece necesario como educadora ser participe activa, educar para liberar a nuestras niñas del miedo, empoderarlas y darles todas las herramientas y espacios necesarios. Me encantaría que los hombres también se la jugaran por tener acceso a escenarios aún exclusivos para mujeres, de seguro vamos a estar nosotras, las feministas, apoyando, pero esa es su lucha chiquillos, no podemos hacerla toda. 

Quiero que mis niñ@s sean lo que quieran ser, que puedan liberarse de los prejuicios para seguir el camino que decidan tomar. Quiero que mis niñas puedan convertirse en mujeres sin tener una historia sobre abuso que contar. 

El machismo que nos ha legado el patriarcado hace estragos en nuestra sociedad, en cada una de nosotras, en cada uno de nosotros. Hombre y mujer, tú que no crees en la fuerza del feminismo, quiero decirte que esto es para tod@s, también para ti y para tus hij@s, pero inevitablemente será mejor para tus hijas, hemos corrido por la historia mundial del ser humano con desventaja, es momento de ponernos al día. 

Desde hoy mi pulsera morada puesta, puedes contar conmigo. 

Fer : )

Simples consejos, grandes cambios:

1.- Los colores no tienen género.

2.- Los juguetes no tienen género.

3.- Los deportes no tienen género.

4.- Los oficios y carreras no tienen género.

5.- Los estilos musicales no tienen género.

6.- Los sentimientos no tienen género.

7.- Las ciencias no tienen género.

8.- La crianza de los hij@s no tiene género.

9.- Las tareas domésticas no tienen género.

10.- La libertad no tiene género. 

¿CÓMO AYUDAR A L@S NIÑ@S QUE HAN EXPERIMENTADO DESASTRES NATURALES?

Vivimos en Chile, nosotr@s sabemos de esto.

La Asociación Nacional de Educación de la Primera infancia de EE.UU, propone 11 ideas para ayudar y trabajar con niñ@s que lamentablemente han tenido que pasar por una situación tan estresante como esta. 

  1. Ofrecer abrazos extra y cercanía. Contención y cuidado. 
  2. Respondan a los niñ@s de manera honesta y de acuerdo a su edad. Expliquen con lenguaje adecuado y en términos que l@s niñ@s entiendan. No entreguen más información de la que les están preguntando, no l@s obliguen a hablar. Probablemente tendrán que repetir las mismas respuestas una y otra vez.
  3. Las maravillosas rutinas. Repasen el día de sus niñ@s: levantarse, ir al jardín, buscar herman@s al colegio, comer, dormir, etc. Una de los grandes beneficios de tener una rutina estable es la seguridad que les brinda a l@s niñ@s.
  4. Recuérdenles que siempre habrá un reencuentro de toda la familia al finalizar el día.
  5. Animen a l@s niñ@s a expresar sus emociones. No existen emociones malas ni buenas, solo son. La expresión plástica, realizar juego de roles, bailar, jugar con arena y agua, puede ayudarl@s a entender sus sentimientos y encontrar una forma de canalizarlos de manera positiva a través del juego. 
  6. Creen instancias en donde l@s niñ@s puedan involucrarse para ayudar a l@s afectad@s, esto les enseña sobre la empatía y solidaridad, además les entrega una sensación de control. Actividades como: colectas, juntar alimentos, llevar ropa a un albergue, entre otras.
  7. Aseguren con firmeza a l@s niñ@s de que estarán segur@s. Cuéntenles todas las estrategias que están llevando a cabo en casa y las que se aplican en el jardín o colegio. Publiquen, revisen y practiquen ensayos de evacuación. 
  8. Ofrezcan actividades alternativas para reducir el estrés, como ejercicios de yoga o respiración, mindfulness. 
  9. Organicen un espacio en dónde l@s niñ@s se puedan aislar si lo necesitan; si se sienten tristes, enojados o están pensativos. Cojines, puff, almohadas, peluches logran transformar cualquier lugar en uno muy acogedor. 
  10. Lean libros sobre desastres, cuentos infantiles.
  11. Conversen sobre las cosas buenas que han sucedido, cómo las personas se han ayudado mutuamente, por ejemplo. 

CRIANZA INTENSIVA Y ACTIVIDADES EXTRAPROGRAMÁTICAS.

Si antes se gastaba más por la educación de l@s hij@s cuando estaban en enseñanza media, ahora este gasto es mayor cuando son menores de 6 años y tienen más de 18.

La llamada crianza intensiva, esa que viene con clases de fútbol, natación, refuerzo académico para adelantar habilidades matemáticas o linguísticas, ballet, taekwondo, guitarra, etc, ha sido el modelo cultural dominante de las últimas décadas.

A la crianza intensiva hay que ponerle ojo. Destinar demasiado tiempo a actividades extraprogramáticas se ve reflejado en el rendimiento escolar y en la capacidad de disfrute, l@s niñ@s se muestran cansad@s para realizar sus tareas y quehaceres de jardín.  Mantienen sus tiempos tan organizados que dejan de lado horas de juego y ocio, oportunidades para aburrirse y desarrollar la creatividad. Tienen menor libertad y la vida más dirigida.

Muchas veces, al tratar de seguir este estilo, padres/madres no tienen certeza si están entregando lo suficiente, hay culpa, se sienten en deuda. Existe temor a que terminen fuera del círculo social y que no tengan amig@s por dejar de asisitir a las mismas actividades que el resto. 

A través de las actividades extraprogramáticas, algun@s tienen la pretención de estimular a sus hij@s para que sean “perfectos” y competentes en todo: tienen que dominar un segundo idioma, mostrar talento artístico y habilidades deportivas. Otras veces impera la motivación del “quiero que seas lo que yo no pude ser”. Y existen otras razones muy difíciles de entender como: “quiero que sea popular” o “no quiero que sea nerd”… sí, eso tristemente pasa. Se deben respetar sus intereses y preferencias, no a todos les gusta el fútbol, y ¡hay niños que son excelentes lectores!. No existe motivo alguno para presionarl@s a que enfrenten desafíos con miedo, y lo más importante, no existen razones para cambiar lo que nuestr@s niñ@s son. 

Debe existir un equilibrio entre sus gustos y que la actividad sea acorde a su edad, que no sea frustrante pero si lo suficientemente desafiante. Mientras sintamos que la pasan bien, notemos como esperan a que llegue el día de la clase, o veamos que se preparan y muestran ansiosos por asistir, participar de clases extraprogramáticas será un aporte a la vida de tu hij@. Intenta que pasarlo bien y divertirse sea la razón principal para buscar  una actividad y verás cuánto aprende y cómo esa clase se volverá significativa para él o ella.  

 Que este año no se convierta en una pérdida de recursos y tiempo, en clases que nadie pidió tener, o en traslados apurados de un lugar a otro.  

Fer : )

Basado en reportaje publicado en el diario “El Mercurio”, el día Lunes recién pasado:  “LA COSTOSA PATERNIDAD DEL SIGLO XXI” Cuerpo Economía y Negocios. http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=535801