DÍA DEL NIÑO Y DE LA NIÑA: YA TIENEN SUFICIENTES JUGUETES. PAPÁ, MAMÁ, Y EL JUEGO.

https://www.instagram.com/laamigaeducadora/

Mis días de la niña fueron lindos porque en esta fecha no recibía regalos, íbamos a comer comida china todos juntos, y para mí eso era lo mejor. Igual me quedaba pensando en el juguete de moda o mirando el catálogo, cuando somos chic@s vivimos bombardead@s de comerciales, pero al final del día yo era muy feliz en familia comiendo wantanes. Eso es lo que recuerdo de este día y seguro el juguete del momento quedó en el olvido. 

El mejor regalo es construir momentos importantes juntos. L@s niñ@s no necesitan más juguetes, necesitan una infancia bonita que recordar con calorcito familiar. ¿Qué le regalamos a l@s niñ@s? lo que más les hace falta o lo que nunca les va a sobrar como ese juguete que está demás en la casa, ell@s necesitan jugar contigo.

A veces cuesta salir del rol de adulto y convertirse en un compañero de juegos de l@s niñ@s, a algun@s nos resulta más fácil, a otr@s no tanto, sobre todo porque aún hay papás y mamás que creen que dejan su rol de autoridad al ponerse a la altura de los hij@s. 

Yo como amante y defensora del juego, les digo que no pueden perderse esta instancia con sus hij@s. Esta actividad es su medio natural de aprendizaje, y está demostrado que proporcionar experiencias ricas y variadas de juego, aumenta su aprendizaje temprano: El poder del juego para apoyar el desarrollo cognitivo. El juego es el trabajo de l@s niñ@s, nunca caigan en el error de considerarlo menos valioso que el aprendizaje formal. 

Una de las certezas que existen respecto al tema: padres/madres y el juego, es como a algun@s les es difícil o no se sienten tan competentes y hábiles al momento de jugar con sus hij@s. Existe inseguridad al momento de tener que involucrarse en una experiencia lúdica con l@s niñ@s. La agenda ocupada y las preocupaciones hace que sea difícil salir de su zona de confort. Es necesario cambiar el switch y encontrar nuestro lado lúdico, porque ahí está. 

Si no sabes cómo acercarte y compartir con tus hij@s, acá te dejo algunas recomendaciones, ¡estoy segura de que puedes hacerlo!

  • Siéntate en el suelo, y antes de intervenir, observa lo que esta haciendo tu hij@. Eso permitirá que puedas conocer sus intereses y entender lo que está aprendiendo. Aquí es cuando los adultos nos sorprendemos de lo concentrados que pueden permanecer realizando alguna actividad. 
  • Di lo que ves. En lugar de decir “¡Qué lindo!”, “¡Qué choro!”, entrega retroalimentación sobre lo que está haciendo “¡Una torre alta!”, “¡El auto giró en la pista!” Demuestra que has visto el logro o descubrimiento que ha hecho. No te quedes sólo en las palabras, también puedes usar gestos como un guiño cómplice. 
  • Extiende el juego. Ofrece otros materiales, guíal@ hacía otros logros. Si está jugando a servir el té, puedes establecer situaciones como: “Este té está muy caliente, ¿cómo me lo puedes enfriar?”, “Los animales se van a escapar de la granja, sería bueno que tuvieran una casa”. 
  • Jueguen y aprendan junt@s. L@s niñ@s siempre están observando, cuando te ven haciendo un descubrimiento o lograr algo, les estás dando un lindo ejemplo: esto es parte de la vida, nunca dejamos de aprender. 

Relájense, desconéctense y ¡pásenlo muy muy bien!

Fer : )

Y si quieren jugar, comer wantanes y además regalar un juguete, recuerden #cambiarlasreglasdeljuego y alejarse de los juguetes estereotipados. 

#educacionnosexista #educacionfeminista

LA IMPORTANCIA DE LAS PREGUNTAS ABIERTAS.

http://@laamigaeducadora

L@s niñ@s están acostumbrad@s a recibir instrucciones y recordatorios, pero pocas veces lo hacemos en forma de preguntas. Las preguntas l@s ayudan a reflexionar sobre sus acciones y desarrollan la capacidad de pensar sobre su comportamiento antes de hacerlo. 

“¿Qué pasó aquí?, pueden decir, por ejemplo, ante algún acontecimiento inesperado como mojarse los puños con agua. 

Los sentimientos que expresamos cuando entramos en diálogo con l@s niñ@s son muy importantes, saben cuando estamos enojad@s con ell@s. Si mostramos rabia, pueden sentir ansiedad/miedo, y no lograr hacer el ejercicio de pensar sobre su comportamiento. En cambio, si mantenemos la calma y la calidez al hacer preguntas guías durante el diálogo, los comportamientos problemáticos terminan más rápido y se vuelven menos comunes.  

Much@s aún piensan que si no hay castigo “se saldrán con la suya”, pero los castigos no sirven para lograr que l@s niñ@s aprendan. Si la experiencia durante el tiempo con su cuidador ha sido gentil, no tendrán miedo, podrán pensar sobre su comportamiento porque sentirán que ese adulto tiene paciencia con el aprendizaje de sus errores. 

Hacer una pregunta antes de una acción, es otra forma de llegar al comportamiento que buscamos desarrollar. Preguntar, “¿Hace frío afuera?” puede guiarl@s en su vestimenta en lugar de entregar directamente la instrucción: “ponte la parka”.

Preguntarle a un niñ@ sobre su comportamiento puede hacer que este mism@ se detenga y lo piense mejor. Las mejores preguntas son las abiertas, aquellas que exigen más que una respuesta de sí o no. Ejemplos:

  •  ¿Qué pasa cuando le quitas el tete a tu hermana?
  •  ¿Por qué es saludable que te cepilles los dientes?
  •  ¿Cuáles son las ideas sobre “portarnos bien”  que se nos ocurrieron para ir al supermercado?
  • ¿Qué problemas pasan cuando corres dentro de la casa?

Hacer preguntas abiertas a l@s niñ@s motiva a que instalemos importantes conversaciones con ell@s, nos ayuda a construir una relación afectiva y ayuda a desarrollar el cerebro de l@s niñ@s. Las preguntas abiertas permiten que se les ayude a pensar cómo quieren comportarse, apoya la reflexión y desarrolla el autocontrol a través del tiempo. 

Fer : )

EL NOMBRE. (Y EL APODO)

http://@laamigaeducadora

Además de ser un derecho desde el nacimiento, el nombre tiene un gran componente social. 

Hay nombres que tienen significados y otros que tienen profundas historias detrás. Nuestros papás y mamás nos entregan un nombre esperando que desde ahí nos identifiquemos y empecemos a construir nuestra personalidad, es por lo que algunos, por ejemplo, evitan diminutivos, porque quieren ver rasgos como el carácter en sus hijos: “quiero que le digan Sofía, no Sofi”. 

En mi casa, si alguien se refiere a mí como: “María Fernanda”, sé que a continuación viene un llamado de atención por algo que hice o dejé de hacer, y cuando era niña, esto era una alarma de que ya me habían descubierto “en algo”. Yo en mi familia soy Kuki, ¡y me gusta! porque que, en mi caso, mis dos nombres juntos están asociados a situaciones tensas. ¡Qué importante es el nombre!

El primer abecedario de los niños está formado por las letras que conforman su nombre. Cuando se inician en el proceso lecto – escritor, el nombre (además de “Mamá”) suelen ser las primeras palabras que les llaman la atención y por el que muestran mayor interés en aprender a escribir. Quieren verlo y reconocerlo en todas partes, “esa es mi letra” dicen mientras ven algún logo de marca. El nombre les ayuda a saber cuáles son sus pertenencias y muy pronto quieren escribirlo para ellos mismos identificar, por ejemplo, sus propias creaciones artísticas. 

Son esas letras y ese preciso orden, los que componen su nombre. El niño lo atesora desde el ámbito afectivo y cognitivo, es tan importante para su identidad, que les produce gran motivación aprenderlo. 

En edad preescolar, el nombre es algo muy importante y por lo tanto debemos cuidarlo, los invito a usarlo de la mejor manera y poner, por lo tanto, más cuidado al uso de apodos o sobrenombres. 

Los apodos pueden convertirse en etiquetas negativas y en robos de autoestima, pueden incluso, condicionar la conducta: “soy la flaca”, cuido excesivamente mi peso.

Deberíamos evitar los apodos, en ellos existe una vía que nos dirige hacia el bullying. Los sobrenombres no pueden basarse en el aspecto físico, religión, raza o clase social. No deben ser aceptados apodos de ese tipo, bajo ninguna circunstancia. 

“Yo no me llamo gordito”, “Yo no me llamo guatón”, dice la canción “Llámame por mi nombre” del grupo “Banda Sabandijas”. Este es un buen recurso para trabajar el nombre con los hijes en casa o con los niñes en el jardín. 

¿Y a ustedes como les decían en su casa?, los apodos cariñosos no etiquetan. Se dicen en ocasiones tan especiales que finalmente terminan asociadas a recuerdos placenteros, como: “te extrañé tanto kukita”.

¿Algún apodo que te hiciera sentir bien o te traiga algún recuerdo?

¿Uno que odies? y quieras erradicar ya!

Nos leemos : )

Fer “la Kuki” Aguirre. 

¿CÓMO EDUCAMOS HOY?

La semana recién pasada los noticiaros nos entregaron la triste noticia de que nuestros niños y niñas chilen@s menores de 6 años, tienen la peor salud mental del mundo. DEL MUNDO 

Gracias a las más recientes investigaciones sobre el desarrollo del cerebro humano, las educadoras somos conscientes sobre cuál es la mejor manera de contribuir al bienestar y felicidad de l@s niñ@s. 

La evidencia científica nos invita a plantearnos la importancia de redefinir nuestro rol en el desarrollo y aprendizaje de niños y niñas, y aplicar este conocimiento teórico sobre el funcionamiento del cerebro a los campos de la crianza y educación. Esto nos lleva a dejar en el pasado el concepto únicamente académico de nuestra profesión, no sólo tenemos por objetivo enseñar contenidos, conceptos y habilidades, también tenemos que ser agentes fundamentales en promover el desarrollo socio emocional.

En nuestro trabajo, debemos ser expertas reguladoras de situaciones estresantes para niñ@s, esas que ocurren de manera cotidiana dentro del jardín, y que ya conocen los papás y mamás en sus casas. Estas “situaciones difíciles” dejan de ser vistas como manipulaciones o comportamientos antojadizos de l@s niñ@s, para convertirse en oportunidades de aprendizajes fundamentales para el crecimiento y sano desarrollo. Estas instancias son el momento más importante para hacerl@s sentir segur@s, confiad@s, protegid@s, no existe otra situación ideal cómo esta, para enseñar herramientas para la resolución de conflictos y habilidades socio emocionales.  

Efectivamente entonces, esta nueva corriente no es antojadiza. Sus fundamentos tienen respaldo en la neurociencia, desde donde afirman l@s expert@s que el amor lo es todo, es algo serio y un aspecto que se hace requisito fundamental al momento de educar y criar. 

Cómo profesionales de la educación, es nuestro deber promover un cambio en la mirada sobre cómo educamos, y fomentar acciones que apunten hacia esta nueva mirada, para que todas las personas que rodean a l@s niñ@s puedan ser actores importantes y colaboradores para que tengan la salud mental que se merecen. 

Fer : )

LOS NO TAN TERRIBLES 2 AÑOS.

Si existe una edad estigmatizada , además de la edad del pavo, son los terribles 2 años de cada ser humano. 

¿Qué pasa con est@s niñ@s?, parecen adolescentes, saben que ya dejaron de ser bebés y quieren ver que ocurre con esto de obedecer o dejar de obedecer a la palabra de la mamá y el papá, sienten que ya pueden empezar a tomar sus propias decisiones ¡y eso está muy bien!,  por que fomentar la autonomía y la identidad es clave para que más adelante puedan hacer elecciones cada vez más importantes. Hoy es la canción para escuchar en el auto, mañana será: una carrera, un cambio de trabajo, o cualquier otra decisión personal. ¡Así es!, todo parte acá en la educación preescolar, cada vez que puedo lo digo porque es mi campaña, #laverdaderaeducacionsuperior es la educación inicial, después ya es cada vez más tarde. 

L@s niñ@s siempre quieren “trabajar”, hacer cosas. A los 2 años sienten que pueden hacer cualquier cosa y l@s escuchamos decir todo el tiempo “¡yo sholo!”. Cuando los papás y mamás son más aprensiv@s, podemos notar justo a esta edad una falta de autonomía, niños más pasivos o con poca iniciativa. Para canalizar la energías y las ganas de independencia, para mantenerlos ocupad@s e incluso evitar pataletas, para prepararl@s para el futuro y hacerl@s depender cada vez menos de nosotr@s (esa es la gloriosa gracia de educar),  Laurel Bongiorno, PhD, decana de la División de Educación y Estudios Humanos en Champlain College, en Burlington, entrega algunos consejos para esta creciente necesidad de independencia que empezamos a notar a los 2 años de nuestr@s niñ@s:

1.- Abran espacios para desarrollar su independencia: llevar loncheras camino al jardín, guardar juguetes, dejar ropa sucia en el cesto, por ejemplo. 

2.- Entreguen el tiempo necesario para hacer tareas por su cuenta: Planifíquense, ell@s se pueden demorar un poco más y al permitirles por ejemplo, ponerse los zapatos, deben considerar esto en sus tiempos antes de salir de casa. 

3.- Ofrezcan opciones: permitan que elijan su pijama, lo qué llevarán de colación, el peinado para ese día, entre otros.

4.- Es clave para evitar conflictos, saber cuándo preguntar, hay que elegir las palabras con prudencia: Si están dispuestos a entregar una elección, pueden decir: ¿Te vas a poner poleron o chaleco?. Si necesitas que algo se haga, y no hayan opciones para nada más, debes afirmar: “tienes que abrigarte antes de salir de la casa”. Hay que ser claros respecto a lo que puede y no puede decidir. 

5.- Desarrollar su independencia puede hacer pensar a l@s niñ@s que pueden decir o hacer lo contrario a lo que los adultos les están pidiendo. Están más desafiantes y quieren mostrar que ell@s también tienen algo de “poder” (por llamarlo de alguna manera). Eviten las luchas de “poder”, cuando sientan que no es apropiado un comportamiento y este es muy importante para ustedes, hay que ser consistentes en la respuestas que entregamos a esta situación y aclarar las expectativas al respecto. 

6.- Involúcrense y compartan tiempo juntos. Siénténl@s en la cocina y pídanles que rasguen la lechuga o que pelen los plátanos del postre. Entreguen un tazón y una cuchara mientras preparan el desayuno, canten en el auto y lean cuentos juntos. Compartan experiencias y risas juntos.

7- Sean alegres. El disfrute y goce que tienen l@s niñ@s a esta edad no debe pasar por alto. Sonrían, bailen y muéstrenles que l@s aman. Jueguen con agua, y hagan fiestas en el living o cocina de su casa. ¡L@s niñ@s a los 2 años son muy divertid@s!

8.- Creen una rutina. Siempre lean dos libros antes de dormir, por ejemplo. Tener una rutina predecible fomenta la independencia de l@s niñ@s por que saben lo que va a ocurrir, l@s ayuda a evitar sorpresas, peleas y pataletas. 

9.- Respeten a su hij@ como persona. Cuéntenles sobre los cambios en su rutina habitual y sobre cómo será su día “te pasaré a buscar después de que duermas siesta”. Hagánles saber lo que vendrá a continuación “después de que tomemos desayuno nos vamos a ir a vestir inmediatamente para ir al jardín”. Anticipen y den pistas para que puedan ir manejando sus tiempos: “después de que pongas el último bloque de la torre, los vamos a guardar para ir a bañarnos”. Entreguen espacios para hacer tareas por sí mismo: “¿quieres intentar ponerte solito los calcetines hoy?”. 

10.- L@s niñ@s de 2 años están en constante aprendizaje, y lo hacen a través del juego, es por eso que debemos resguardar espacio y tiempo necesario para esta actividad, tanto en casa como al exterior. Bloques, set de animales, disfraces, cajas de cartón, burbujas, palos, hojas, pelotas y utensilios de cocina (ollas y sartenes, recipientes vacíos de especias) pueden ser objetos entretenidos para aprender jugando.

Fer : ) 

ESCUCHAR, HABLAR Y RESPONDER.

Foto: @linakivaka

L@s niñ@s siempre tienen historias que compartir, ¿Dejas de hacer lo que estás haciendo para escuchar con atención?

L@s niñ@s a cierta edad hacen muchas preguntas respecto a diversos temas, ¿intentas responderlas?

Si lo haces, probablemente sepas el beneficio de darle tiempo y atención. Interactuamos constantemente con nuestr@s niñ@s, sin embargo, hay un tipo de interacción de calidad, intercambios poderosos que permiten mantener contacto y disfrutar de estar junt@s, además de favorecer el aprendizaje.

La cercanía con la educadora predice el éxito académico, de la misma manera que ocurre dentro de una sala sucede en casa. 

¡Vamos a hacer que las interacciones diarias se vuelvan interacciones poderosas!

Hay estrategias muy buenas para esto, de los autores A. Dombro, J. Jablon y C. Stetson, 2010, en su libro “Las interacciones poderosas comienzan con usted”: 

Reconoce y acepta todas las emociones de tu hij@

Esto favorece a que puedan sentirse cómod@s, segur@s y dispuest@s a compartir todo tipo de sentimientos. “Estás un poco callad@, ¿hay algo que me quieras contar sobre tu día?”. “¡Estás súper contento!, despertaste con una gran sonrisa el día de hoy”

Describe lo que hace tu hij@ en lugar de hacer un comentario automático del tipo: “¡Qué lindo!”

De esta manera estamos haciendo notar que L@ VES y que aprecias sus esfuerzos. “¡Este dibujo que hiciste tiene muchos colores!”

Ayúdenl@s a hacer conexiones con experiencias familiares, ideas o información

Sé que te encanta comer frutillas de postre, hoy vamos a comer piña. ¡Creo que te podría gustar!, vamos a ver que me dices después de probarla.

Entrégales pequeños desafíos para que intenten hacer algo nuevo o un poco más difícil. 

“¡Corriste súper rápido para llegar hasta acá!, ¿cómo podrías hacerlo ahora de manera más lenta?”

Repite y extiende lo que tu hij@ te dice.

Si escuchas una afirmación del tipo: “Me gustan las lagartijas”, puedes extender preguntando “¿qué es lo que te gusta de ellas?”

Usa palabras interesantes para construir y ampliar su vocabulario

“Este helado me gusta mucho, es tan cremoso”

En la sala y en casa, a veces el ritmo del día nos hace pasar por alto momentos que podemos enriquecer su aprendizaje y fortalecer el vínculo amoroso. No siempre se puede pero es bueno tener consciente cómo este tipo de interacciones pueden marcar la diferencia. 

Fer : ) 

CÓMO ENFRENTAR EL REGRESO AL TRABAJO.

Gracias al “Movimiento Ciudadano por un Post Natal de 6 meses”, en Chile contamos con un permiso para cuidar a nuestr@s hij@s por 24 semanas. Luego de esto, la mayoría de l@s bebés deben pasar por su primera experiencia de desapego y con ello, la ansiedad que esto provoca.

Inevitablemente existe un sentimiento fuerte de culpa por no tener el tiempo que se quisiera con l@s hij@s mientras son tan chiquiti@s, sea una decisión personal o no, ninguna mamá quiere que se hij@ sufra. Y por los motivos que sean, volver al trabajo se hace cuesta arriba y una lluvia de aprensiones rodean sus cabezas y corazones, incluso semanas antes de que esto ocurra.

Las familias eligen distintas opciones para el cuidado de sus hij@s: Están a cargo de alguien de confianza como un familiar, en manos de quién nos ayuda en casa, u optan por un jardín infantil. La situación que sea, requiere de ajuste, tiempo y dedicación. La ansiedad de separación es una instancia que a tod@s en algún momento nos toca vivir, es parte natural de la vida. La respuesta que l@s niñ@s demuestren a esta separación, tiene relación con su temperamento: a algun@s les es más fácil que a otr@s adaptarse a situaciones nuevas. 

Nuestro deber es ayudar a l@s niñ@s a pasar por este momento, necesitan del apoyo de su familia y de quién este a cargo de cuidarlos: familia, niñera o institución educativa.

Comparto con ustedes, algunas maneras de ayudar a sobre llevar este tiempo de transición, mientras mamás e hij@s se acostumbran a estar algunas horas separad@s y siguen profundamente enamorados y necesitándose ambos.

1.- Organizar una rutina estable y predecible para ell@s, esto se da en forma natural dentro de un jardín. Sería bueno hacer lo mismo en casa. Ya hemos hablado sobre cómo las rutinas generan seguridad a l@s niñ@s, empiezan a manejar información sobre lo que va a pasar, e incluso podrían predecir el momento del reencuentro a través de algunas actividades cotidianas: “mi mamá siempre llega cuando me están bañando”, por ejemplo. 

2.- Durante el reencuentro aprovechen mucho de estar junt@s, recuperen el tiempo que fue destinado a otras actividades. Jueguen y regaloneen. Recarguen baterías antes de la próxima separación. 

3.- Preparen a l@s niñ@s de manera gradual, vayan dejándolos por algunas horas con quién será él o la encargada de cuidarl@s cuando ustedes no estén.

4.- Tengan algunas ideas de actividades favoritas que puedan mantenerl@s content@s y entretenid@s mientras no están, jugar con: agua, espuma, burbujas, masa, arena… generalmente por la edad de l@s niñ@s, las actividades sensoriales tienen éxito, son motivantes y un gran estímulo para el aprendizaje. 

5.- Dejen pertenencias con su olor, para que puedan usarlas como objeto de transición, como un tuto. Tener su olor cerca bajará la ansiedad.

6.- Despídanse SOLO una vez, dense un abrazo y cuéntenles que también l@s extrañarán, que regresarán pronto y especifiquen el momento de reencuentro. “Llegaré a casa para que comamos junt@s” o “mamá llegará para darte un baño”. L@s niñ@s comprenden por mensajes verbales, tono de voz, gesticulaciones…para mí no existe un momento más inteligente del ser humano, que cuando tenemos de 0-6 años.

Ayuda que siempre sea la misma despedida: tirarle 3 besos y que los ataje, pasarle una polera con tu olor o un juguete antes de irte, balancearlo, entre otras formas. ¡Ojo! Si se prolonga la despedida, también se prolonga la transición, y también se prolonga la ansiedad. Deben ser despedidas naturales y no como si l@ fueran a ver por última vez en la vida jeje. 

7.- No vuelvan por despedidas extras, eso suele confundirl@s y les hace más difícil insertarse en su nueva rutina.  

8.- Si el momento de la despedida es fácil o difícil, no es indicador para determinar la calidad o tipo de vínculo que se tiene con l@s niñ@s.

9.- Ustedes necesitan confiar en quienes serán l@s cuidadores de sus hij@s, ésta es la única forma de transmitirles esta misma seguridad a l@s niñ@s.

10.- Conversen con l@s cuidadores y cuéntenles que es lo que esperan de ell@s. “No me importa el orden de la casa pero sí necesito que mientras estamos en periodo de adaptación sepas responder a todas las necesidades de mi hij@: si tiene sed, tomarl@ en brazos, jugar junt@s, revisar su pañal, entre otras. Ustedes necesitan saber cómo reaccionarán mientras no están, los dejará más tranquilos sobre cómo están siendo atendid@s sus hij@s. Siempre que se satisfagan todas sus necesidades, la mayoría de l@s niñ@s se adapta con mayor facilidad a que los cuiden otras personas.

11.- Estamos en periodo de transición ¡sean puntuales en el regreso a casa!

12.- Durante el reencuentro actúen con naturalidad, que el saludo a su regreso sea alegre y cariñoso. No l@s saquen de los brazos del cuidador abruptamente cómo sintiendo que l@s tienen que defender o consolar de “lo mal que estuvieron” durante este tiempo sin ustedes. Eso genera inseguridad en l@s bebés.

13.- Traten de manejar su ansiedad para mostrar a sus hij@s como deben hacerlo ell@s. Es fundamental que los adultos mantengan el control de sus propias ansiedades, si tu hij@ siente o te ve angustiado, le estará indicando que algo malo está por suceder.  

14.- Conocer sobre el desarrollo emocional de l@s niñ@s. Esto les dará mayor información sobre los procesos neurológicos por los que puedan estar pasando de acuerdo a su edad, y obtener información para saber que reacciones esperar y cómo actuar al respecto ; )

Acá vamos a aprovechar la oportunidad de decir que Chile necesita con urgencia un post natal más largo, y digo Chile, no sólo las mujeres.

Fer : )